31 enero, 2020

FACHADAS DE ALUMINIO: Ventajas de construir utilizando sistema de fachada de aluminio.

La fachada de un edificio es lo primero que se aprecia, es la parte que se percibe desde el exterior, por lo tanto, tiene una función estética muy importante.

La fachada constituye la introducción y presentación del carácter del edificio.
Pero no solo tiene esta labor a nivel visual. Los avances en los productos destinados a la fachada, han ayudado a que el revestimiento de un edificio sea un elemento que contribuya a mejorar el rendimiento del mismo.
La elección de un correcto revestimiento en un edificio, mejora la eficiencia energética del mismo, aumenta la seguridad en la edificación y facilita el montaje e instalación en obra.

FACHADA VENTILADA ¿Qué es?

La fachada ventilada es un sistema de revestimiento con cada vez más aceptación y consolidación en el sector arquitectónico.

Es considerado de los métodos más eficaces para la mejora del aislamiento y eficiencia energética de un edificio, ya que reduce considerablemente la dependencia del mismo a sistemas de climatización y a sus costes energéticos.

Explicada brevemente, una fachada ventilada consta de las siguientes partes:

  • Un muro de soporte
  • Una capa de aislante sobre ese soporte.
  • Una capa de revestimiento unida al edificio mediante una serie de rastreles y anclajes.

Entre la capa de revestimiento final y el muro de soporte se crea una cámara de aire. La circulación del aire permite reducir el calor del edificio y conservar mejor la temperatura en los meses más frío.

¿Por qué instalar una fachada en ALUMINIO?

El Aluminio es un material que está presente en infinidad de productos, ya sean de uso cotidiano, como las capsulas de café o el propio papel de aluminio, o en aplicaciones industriales, como la aeronáutica, transporte, etc…

Su versatilidad le hace estar presente en sectores con altas exigencias, ya sean mecánicas, funcionales o estéticas.

La arquitectura es uno de los sectores de mayor consumo de aluminio, y su aplicación en diversos elementos de la edificación sigue creciendo.

Es por ello que el aluminio está convirtiéndose en un material de referencia para las distintas soluciones constructivas. Esto hace que la fachada ventilada en aluminio sea un sistema de revestimiento cada vez con más aceptación y consolidación en el sector arquitectónico.

El aluminio es un material ligero, de fácil transformación, con gran resistencia a la corrosión, duradero y 100% RECICLABLE.
A todas estas virtudes hay que añadir la infinidad de acabados que se pueden conseguir con los distintos tratamientos superficiales existentes, aparte de la posibilidad de fabricar innumerables productos.
Por lo tanto, el Aluminio y los productos que se fabrican con él, constituyen una herramienta fundamental para el uso arquitectónico por la amplia variedad de soluciones estéticas y funcionales que ofrece.

Una fachada fabricada en aluminio mejora enormemente las características de la edificación.

DISTINTOS PRODUCTOS Y ACABADOS.  

Para el tema que estamos abordando nos gustaría señalar algunos de los productos de que actualmente se está empleado para la fabricación de fachadas de aluminio.
Cada uno ofrece distintas formas de instalación, lo que permite darle un carácter diferente a cada revestimiento, aunque se aplique el mismo producto.

  • Panel composite: Perfecto para conseguir líneas rectas y definidas. Con excelente planicidad y las más altas garantías de exposición solar y uso exterior.
  • Chapa Deploye: Puro estilo industrial. El Aluminio Expandido se usa para vallados, y fachadas, sus distintas aperturas nos ofrecen un amplio abanico de modelos. Es perfecto para la protección solar del edificio.
  • Chapa Minionda y Grecada: Ideales para cubrir grandes tramos gracias a su fácil instalación y a su gran formato (Cada chapa cubre 6 m2, aunque se puede ofrecer el producto a la medida deseada) Disponibles en sus diferentes vertientes:
    • CHAPA CIEGA
    • CHAPA PERFORADA
  • Lama de Aluminio: Las fachadas de aluminio realizadas con perfil son más elaboradas y confieren la posibilidad de dotar al edificio de una amplia gama de color y formas.

Uno de los aspectos más atractivos del aluminio y su aplicación en fachadas y sistemas, es su infinidad de acabados.
La innumerable gama de colores y texturas que se puede lograr dota a este metal de una gran versatilidad para su uso estructural y decorativo de forma simultánea.

SEGURIDAD

Las ciudades de hoy en día, exigen en sus edificaciones unas altas exigencias para garantizar la seguridad de los usuarios y ciudadanos. Actualmente la seguridad en una fachada abarca diversos aspectos, todos y cada uno de ellos muy importantes de cara a la aprobación del proyecto:

  • Seguridad en la Salud: De la misma forma que se están retirando productos perjudiciales que antiguamente se aplicaban en la edificación (como es el caso del amianto), los nuevos materiales que se aplican cumplen con alta exigencias de seguridad para la salud. El aluminio es un material totalmente aséptico, no tiene posibilidad alguna de albergar gérmenes, por lo tanto, no causa alergias ni es foco de problemas de salud.
  • Seguridad hacía el medio ambiente: También pensamos en la salud de nuestro entorno a largo plazo. Por ello el uso del aluminio, un material 100% reciclable, garantiza un desarrollo sostenible y la reutilización cuando la vida útil haya finalizado.
  • Seguridad contra el fuego: El riesgo de incendio de un edificio y la forma de combatirlo es una parte importante del diseño y ejecución de una obra. En cuanto a la elección de los elementos, se debe de garantizar que los productos elegidos sean resistentes o retardantes al fuego. En este aspecto el aluminio es un material con una gran resistencia al fuego, es no inflamable y con un punto de fusión a 600 grados. Por lo tanto, se convierte en una solución ideal para el revestimiento de fachadas que quieran garantizar la seguridad ante el fuego.
  • Seguridad estructural: Cuando hemos comentado de forma rápida qué elementos forman parte de una fachada ventilada de aluminio, podemos deducir que el revestimiento final o exterior del edificio va anclado a la estructura del mismo por medio de anclajes y rastreles. Por este motivo es fundamental que esta última capa superficial sea lo más ligera posible, sin perder las prestaciones de dureza o resistencia. El aluminio es sin duda el material por excelencia para esta aplicación. Nos permite reducir enormemente el peso que soporta la estructura con respecto a otros materiales.
    Aparte, la instalación de los productos fabricados en aluminio se realiza con elementos de anclaje y fijación de máxima seguridad, lo que hace prácticamente imposible los desprendimientos o caídas de materiales de la fachada.

ECONOMÍA CIRCULAR

La economía circular es un modelo de fabricación que relaciona íntimamente la fabricación, la sostenibilidad y el reaprovechamiento del producto una vez su vida útil haya finalizado.

La economía circular pretende reducir la generación de residuos y evitar el tener que extraer materia prima de primera extracción, ya que debemos usar aquellos materiales que hayan quedado inservibles.

El aluminio es un material 100% y responde a cada uno de los puntos que plantea la economía circular.

  • En su proceso de reutilización se emplea entre un 5 y un 10 % de la energía consumida para su fabricación primaria. Esta enorme reducción de los recursos empleados ya supone un ahorro en energía y emisiones de CO2 importantes.
  • El aluminio tiene un sello de metal verde. Estudios aseguran que más de 2 millones de toneladas de aluminio son recicladas.
  • El aluminio es 100% reciclable y sin pérdidas de sus características físicas ni mecánicas.

SELLOS DE CALIDAD.

El Aluminio es un material relativamente joven, pero con una gran aceptación y crecimiento en el mundo arquitectónico.

Sus características hacen que sea un material que se aplique más y más en elementos constructivos. Paralelo a este uso continuado, crecen las exigencias sobre el aluminio y sus acabados superficiales que certifiquen y garanticen su durabilidad y características.

Los tratamientos superficiales aplicados sobre el aluminio, son verificados y controlados durante toda la cadena de fabricación.

El sector del Aluminio, es pionero en el desarrollo de sellos de calidad en todos los ámbitos de su aplicación.

  • Los sellos de Calidad QUALICOAT y QUALIDECO, garantizan que el proceso para el lacado del aluminio es el correcto para garantizar su correcto aspecto final.
  • El sello de calidad QUALANOD, controla el proceso de anodizado del aluminio.

El aluminio es un metal que esta evolucionando y adaptado a las necesidades más exigentes del sector. Aparte de ser un Metal Verde, su proceso de fabricación es sostenible y se realiza en base a las normas más exigentes de producción.

Es por ello por lo que contamos con sellos como:

ISO 9001 y 14000

Marcado CE para sistemas de carpintería.

Huella de Carbono

Archivos BIM para facilitar y optimizar la fabricación

ALUMINIOS FRANCO

En Aluminios Franco llevamos trabajando 45 años suministrando aluminio para distintas soluciones.
Nos hemos convertido en distribuidores referentes en el Mercado por disponer de un amplio stock y la flexibilidad de estudiar proyectos a medida y en cualquier acabado.

En lo referente a las fachadas de aluminio, hemos desarrollado una amplia gama de productos todos ellos a disposición del taller instalador con todos los elementos necesarios para su montaje y fijación a fachada.

Consulta a fondo nuestra web y averigua todo los productos y soluciones que ofrecemos en aluminio para el sector arquitectónico e industrial.

¿Quieres más información?

MEJOR DE ALUMINIO

¿Compartimos?
Volver al blog
© 2020 Aluminios Franco. Aviso legal | Política de privacidad | Política de cookies | Hecho con por bilnea